El gospel y el espiritual

El gospel es un género musical nacido en la década de 1930, vinculado al espiritual e inspirado en himnos religiosos. Combina la lírica del cristianismo con una melodía y un ritmo similares a los del blues y el jazz.

Su origen se encuentra en las sociedades del oeste de África que fueron deportadas por los europeos colonizadores y los comerciantes de esclavos entre 1619 y 1865. Los africanos empezaron a mezclar sus músicas del pasado con la música cristiana que aprendían de sus amos. Muchas de estas canciones trataban el tema de la libertad y la abolición de la esclavitud.

Con el tiempo, los esclavos componían sus propias canciones, que cantaban mientras trabajaban. A principios del siglo XIX apareció el espiritual, que incluía las canciones populares religiosas de los negros americanos del ámbito rural. El gospel, en cambio, se desarrolla en un escenario urbano.

Este género incorpora las tradiciones musicales de las ceremonias de los campos de principios del siglo XIX, utilizando formas de canciones tradicionales y melodías populares.